Planeta Neumático
Neumaticos

Piénselo bien, la seguridad está en sus ruedas

Si charlamos de seguridad, los neumáticos son probablemente la una parte del vehículo que requiere más atención. Encabezan la lista de los autores de averías y, conforme un informe de dos mil cinco, hubo más accidentes producidos por neumaticos hankook deficientes que por fallos en el sistema de frenado.

En esta sección, le vamos a explicar de qué forma sostener los neumáticos en buen estado y en qué momento se tiene que proceder a su substitución. Tenga presente que no se trata solo de si el vehículo está en condiciones de circular o bien no, lo esencial es su seguridad.

No llegue al máximo
Profundidad del dibujo
Los neumáticos gastados pierden adherencia en suelo mojado, con hielo o bien con nieve. Los indicadores de desgaste muestran al conductor el grado del desgaste del neumático y le señalan cuando se ha llegado al mínimo legal de uno con seis mm de profundidad. Se aconseja, sin embargo, no aguardar hasta el límite y mudar los neumáticos anticipadamente para gozar de una mayor seguridad en la carretera.

Los especialistas recomiendan substituir los neumáticos de verano cuando alcancen los dos mm de dibujo y los neumáticos de invierno, cuando alcancen los cuatro mm. Para los neumáticos anchos, el límite recomendado se ubica en los tres mm.

Sostenga la presión
Presión de inflado
En el momento en que nos quedamos sin aliento, sin aire, nos venimos abajo y tiramos la toalla. Lo mismo ocurre con los neumáticos. Cuando les falta presión, reduce la zona de contacto con la calzada. La carencia de presión provoca un calentamiento en demasía de los neumáticos, un mayor consumo de comburente y una menor estabilidad. Por todo ello, debe revisar frecuentemente la presión de inflado de los neumáticos. Y cuando afirmamos «con fecuencia» nos referimos a cada un par de semanas, o bien cuando menos una vez por mes. Si puede observarse a simple vista que falta presión, es que ha aguardado demasiado tiempo.

La presión de inflado debe comprobarse estando los neumáticos fríos. Si la verificamos tras un largo viaje a alta velocidad, no vamos a conseguir la presión real. Además hay que tomar en consideración que puede cambiar en dependencia de la carga, la velocidad y el género de neumáticos. Lea las instrucciones del fabricante y, en el caso de duda, consulte a un especialista.

Apriete bien los capuchones protectores de las válvulas y reemplázelos en el caso de pérdida para impedir que haya escapes por la válvula. Verifique asimismo el asiento de la válvula.

Y no debe olvidarse de revisar en ocasiones la presión de la rueda de repuesto, puesto que puede llevarse una sorpresa cuando la necesite. Generalmente, debe darse a la rueda de repuesto 0,5 bar más de presión.

Examine asimismo el exterior del neumático
Daños en los neumáticos
Los neumáticos modernos son productos de alta tecnología, mas eso no quiere decir que resistan a todo. Se si hace un empleo incorrecto de exactamente los mismos, por poner un ejemplo con golpes contra el bordillo, los neumáticos se estropean. Todo esto puede llevar a una pérdida paulatina de aire, a la oxidación del cinturón de acero o bien aun al desprendimiento de la banda de rodadura, lo que puede resultar peligrosísimo, sobre todo a grandes velocidades.

Por estas razones, debe repasar algunas veces el estado de los neumáticos o bien dejar que un especialista lo haga por . Y debería preocuparse si hay cortes, fisuras o bien bultos, si faltan pedazos en la banda de rodadura o bien si halla clavos o bien otros objetos engastados en las ranuras de los neumáticos. También, no debe tampoco ignorar que hay una parte interior que no puede examinar. Por este motivo, lo mejor es que pregunte al técnico, que la recomendará sobre si es preciso o bien no mudar el neumático.

Frecuentemente, además de esto, puede observarse un desgaste irregular del neumático. Este desgaste, que es siempre y en toda circunstancia señal de alarma, acostumbra a deberse a inconvenientes en el chasis o bien en la dirección. Asimismo puede deberse a fallos en el sistema de frenado o bien a un desequilibrio de las ruedas. En un caso como este, asista a un taller mecánico a fin de que descubran la causa del inconveniente y reparen el daño. Si no lo hace, es posible que los neumáticos nuevos padezcan enseguida exactamente el mismo desgaste.

Guárdelos en sitio seguro
Almacenaje de neumáticos
Si deja los neumáticos en cualquier esquina sin preocuparse de nada, es posible que los neumáticos se vean obligados a una jubilación adelantada. Por esta razón, le damos ciertas consejos para el almacenamiento: Marcar la situación y la dirección ya antes de desmontarlos: DD = delantero derecho, DI = delantero izquierdo, TD = trasero derecho, TI = trasero izquierdo. Adecentar la banda de rodadura del neumático. Seleccionar un sitio seco, frío y obscuro para guardarlos, en tanto que la humedad, el calor y la radiación solar, como muchos disolventes, estropean el neumático. La gasolina, el aceite, la grasa y los productos químicos tienen asimismo un efecto muy perjudicial. Acumular los neumáticos con llantas tumbados, lo idóneo sería sobre una tarima plana de madera. Poner los neumáticos sin llantas en situación vertical y virarlos de cuando en cuando. No conduzca calentando neumáticos Velocidad Conducir a velocidad excesiva daña los neumáticos, sobre todo con temperaturas veraniegas. Esta clase de conducción acostumbra a pasar factura con un desgaste prematuro de los neumáticos. Por tal razón, le recomendamos que tenga presente los próximos consejos: No conduzca jamás a la velocidad máxima si el vehículo va muy cargado, como por servirnos de un ejemplo cuando va de vacaciones y lleva peso auxiliar. Procure sostenerse bajo el máximo tolerado, sobre todo en días calurosísimos. No exceda la velocidad máxima de los neumáticos. Si lleva remolque, no va a poder sobrepasar por norma general los ochenta km/h. No se lo tome a la ligera Carga La moderación no solo se aplica a la velocidad, asimismo a la carga. En el momento en que nos vamos de vacaciones, no hay duda de que precisamos mucho equipaje, mas el turismo asimismo tiene un límite. No debemos superar la carga máxima tolerada. Un vehículo cargado en demasía afecta el comportamiento en carretera. Por servirnos de un ejemplo, si se ha amontonado mucho equipaje en el techo, hay una mayor superficie expuesta al viento que viene de costado, y se requiere además de esto mayor tiempo de frenada. Debemos estimar, por tanto, todas y cada una de las consecuencias que estos excesos puedan conllevar. No ponga piedras en el camino Estacionamiento Como hemos comentado previamente, los neumáticos de hoy día pueden soportar muchos golpes, mas no todos. Su oponente número uno son los bordillos. Los golpes contra los bordillos pueden dañar la estructura del neumático y ser la causa de siguientes desprendimientos de goma o bien del temido pinchazo. Si a alguno le ha ocurrido algo de esta forma a grandes velocidades en la autopista, probablemente se ajustará de ahora en adelante a 2 reglas muy sencillas: En el momento de estacionar, es mejor corregir la situación una o bien un par de veces ya antes que estar raspando con el neumático el bordillo. Si es preciso subir a algún bordillo o bien atravesar algún resalto, es preferible hacerlo de forma lenta y cuidadosamente. Acabe con ellos a tiempo Envejecimiento de los neumáticos Los neumáticos tienen una durabilidad de diez años. Pasados estos años, debemos mudarlos, si bien tengan una apariencia impecable y apenas se hayan usado. ¿Por qué razón? Pues el compuesto de caucho avejenta con el tiempo y pierde una parte de sus facultades. Las elevadas temperaturas y la luz del sol aceleran este proceso. Por este motivo es conveniente cubrir los vehículos, sobre todo en verano y en los países meridionales. Usted puede además de esto hacer un pequeño experimento. Debe revisar la temperatura de los neumáticos tras un recorrido a alta velocidad por la autovía. Si el neumático está caliente mas en los niveles normales, entonces no hay de qué preocuparse. No obstante, si vemos que se ha calentado en demasía, algo pasa: lo más frecuente es que la presión de inflado no sea la adecuada o bien que haya daños en el cinturón y la subestructura. Ahora, ciertas recomendaciones al respecto: No emplee neumáticos de más de diez años de antigüedad. Reemplace los neumáticos de caravanas y aquellos que no se han empleado de forma continuada, pasados de seis a ocho años. No utilice ruedas de repuesto que tengan más de seis años salvo en el caso de urgencia. Apueste por lo seguro Identificación del neumático En el momento de hacer un cambio de neumáticos, debería saber qué es lo que significan los enigmáticos números ubicados en el flanco. Primeramente, puede localizar en la documentación del vehículo qué género de neumáticos están tolerados. Allá quedan establecidas las medidas del neumático y el resto de peculiaridades. Se pueden montar neumáticos con un código de carga y código de velocidad mayores, siempre que las medidas y el género de neumático coincidan. Ahora le mostramos un caso de identificación de un neumático de conformidad con la normativa europea: 195/65 R catorce ochenta y nueve H ciento seis. 195: Es el ancho del neumático en mm. 65: Es la relación entre la altura y la anchura del neumático expresada en porcentaje. R: Es un neumático con estructura »radial«. 14: Es el diámetro de la llanta expresado en pulgadas. 89: Es el código de carga del neumático (acá quinientos ochenta kg). H: Es el código de velocidad del neumático (acá hasta doscientos diez km/h). 106: La data de fabricación (acá la décima semana de mil novecientos noventa y seis). La data está indicada en ocasiones en otro sitio. Si desea reemplazar los neumáticos o bien mudarlos por otro género de neumáticos y tiene dudas, pregunte ya antes al especialista o bien en una estación de ITV (Inspección Técnica de Vehículos). En estos casos, es conveniente continuar los próximos consejos: Siempre y en todo momento es atinado mudar el juego completo de neumáticos. Le recomendamos con seriedad que no mezcle neumáticos con diferentes dibujos, pues podría ocasionar algún imprevisible en carretera. De igual manera, tampoco deberían montarse neumáticos con profundidades de dibujo diferentes en un mismo eje. La mezcla de clases de neumáticos diferentes (radiales y diagonales) está prohibida. Los neumáticos para el frío Neumáticos de invierno Quienquiera que desee subsistir en la estación fría del año haga el tiempo que haga, debe apuntarse a los neumáticos de invierno, que se pueden reconocer por la marca «M+S». En el caso de nieve y hielo, le aportarán considerablemente más seguridad que los neumáticos anchos de verano y los de grandes velocidades. En el momento de montar neumáticos de invierno, debe tomar en consideración lo siguiente: Monte los neumáticos de invierno en las 4 ruedas y no en un eje. Además de esto, todo sería más simple si adquiriera 4 ruedas completas (llanta y neumático) en lugar de únicamente los neumáticos, pues de esta manera se facilitan de forma notable las operaciones de montaje, desmontaje y almacenaje. El cambio de ruedas facilita la operación sensiblemente. Siempre y en toda circunstancia tras montar las ruedas, hay que compensarlas nuevamente. Si la velocidad máxima fijada para los neumáticos de invierno es inferior a la velocidad máxima del vehículo, es preciso poner una pegatina en el campo visual del conductor como recordatorio. La presión de inflado para los neumáticos de invierno la hallará en el manual del vehículo. Si no es de esta forma, se puede empleará una presión aumentada en 0,2 bar. Haga bien las cosas Reparación del neumático Únicamente el especialista puede decirles si es preciso arreglar un neumático o bien no. Aguardamos haberle ayudado con estos consejos y haber contribuido a que gocen de mayor seguridad en la carretera.

Related posts

LA PRESIÓN DE LOS NEUMÁTICOS

Planeta Neumatico

Cómo almacenar los neumáticos correctamente

Planeta Neumatico

Cómo debes mantener los neumáticos en buen estado para evitar accidentes

Planeta Neumatico

Leave a Comment